Sáb. Abr 13th, 2024

3.000 caracoles viajando casi 5.000 km con un solo objetivo

Luis Duval Por Luis Duval Jul 20, 2023

Llamado a la Tierra es una serie editorial de CNN comprometida con informar sobre los desafíos ambientales que enfrenta nuestro planeta, así como mostrar las soluciones a estos desafíos. La iniciativa Perpetual Planet de Rolex se asoció con CNN para crear conciencia y educación sobre los conceptos de sustentabilidad e inspirar acciones positivas.

(CNN)– Una caja de madeira con 1.000 caracoles adultos y 2.000 especímenes jóvenes emprendió, en mayo pasado, un viaje de unos 4.800 kilómetros desde un zoológico en el norte de Inglaterra hasta las Bermudas.

Los Iban caracoles empacados en la caja, junto con sartenes calientes que ayudan a mantener la temperatura y habichuelas verdes como comida a bordo durante el vuelo de última hora.

El maletín viajó junto con otras cargas regulares, con sólo una de las pocas etiquetas que permitía distinguir el contenido, insólito y precioso:. Las etiquetas decían «animales vivos», «este extremo» y «3.000 caracoles terrestris de las Bermudas menores». Nada indica que estos animales, una vez liberados, podrían representar el futuro de toda una especie.

Los caracoles de tierra de las Bermudas menores, como su nombre lo indica, tienen su origen en el archipiélago ubicado en el Océano Atlántico Norte. En las últimas cinco décadas, una serie de amenazas han reducido significativamente las poblaciones de la especie y ahora se clasifica como un peligro crítico. En 2017, 60 de los especímenes restantes fueron enviados a Gerardo García, jefe de ectothermos (especies de sangre fría) del zoológico de Chester, en un esfuerzo por salvar a la especie de la extinción.

Los caracoles hicieron un largo viaje desde Inglatera hasta las Bermudas.(Crédito: Zoológico de Chester)

Los caracoles hicieron un largo viaje desde Inglaterra hasta las Bermudas.
(Crédito: Zoológico de Chester)

García y su equipo, expertos en la cría de reptiles y pequeños invertebrados, se propusieron estudiar la dieta y los patrones de reproducción de la enigmática especie. En los años siguientes, los caracoles de minutos comenzaron a multiplicarse.

“Cuando entramos al programa con los caracoles bermuda en el zoológico, estamos al borde de la extinción de la especie”, dice García. “Ahora podemos decir que están en un proceso de recuperación y que vamos en la dirección correcta”.

El lanzamiento reciente es el último intento de reintroducir esta pequeña especie en su hábitat natural. Soltaron 1.000 caracoles en cada una de las islas —Trunk, Higg y Port— de las Bermudas. Esto sigue a tres lanzamientos anteriores, entre 2020 y 2022, cuyos resultados han sido supervisados ​​​​anteriormente.

Sólo el tiempo dirá hasta qué punto tenderá a acabar la reintroducción, y García sospechará que avanzará a ritmo de caracol. El ciclo reproductivo de la especie es largo y su seguimiento muy difícil, y se requieren pequeños para obtener un rastreador electrónico. Pero otros científicos tienen esperanzas, en parte por el éxito que tuvieron en la reintroducción del primer mayor de la especie: el caracol terrestre de Bermudas.

Esta criatura, de tamaño similar a una uva, se extinguió hace más de 40 años hasta que, por casualidad, un hombre la descubrió una vez en un callejón de Hamilton, la capital de las Bermudas.

«Era 2014, y un miembro de la población entró en mi taller y abrió su mano, y dentro de su mano sostenía una concha de caracol», recuerda Mark Outerbridge, ecólogo de vida forestal en el Departamento de Medio Ambiente de las Bermudas. «Me dijo: ‘Creo que puede tratarse de una especie extinguida'».

Los científicos han reintroducido los caracoles terrestres mayores y menores de las Bermudas en distintas islas del archipiélago.  (Crédito: Sandy Thin/CNN)

Los científicos han reintroducido los caracoles terrestres mayores y menores de las Bermudas en distintas islas del archipiélago.
(Crédito: Sandy Thin/CNN)

El caparazón solitario condujo al descubrimiento de una población, que estaba libre de un esfuerzo de conservación. Outerbridge entró en contacto con García —que ya había estado trabajando en las Bermudas con eslizones (un tipo de lagarto)— y luego decidió enviar 60 de los caracoles a Chester, donde podría estudiarse y, finalmente, crearse.

Desde entonces se han reintroducido más de 100.000 caracoles terrestris de las Bermudas en varios lugares del archipiélago, tanto que García lo considera uno de los mayores ejemplos de reintroducción de una sola especie.

«Lo están haciendo muy bien: vemos que los animales están estables, se reproducen y se propagan», afirma. De echo, a la specie le va tan bien por sí solo que cree que ya no cecesita ser criada en un zoo.

La esperanza es que el caracol terrestre agarre menos la estela viscosa del alcalde. «Hemos estado usando el caracol mayor de las Bermudas como sustituto, o el sustituto de investigación, suponiendo que lo estén haciendo bien, el caracol terrestre de las Bermudas está menos enojado», dice Outerbridge.

Pimientos y pollos asesinos

Pero la recuperación a gran escala de una especie a partir de cifras tan bajas es complicada. El cultivo no es una panacea y debe combinarse con otros medios de conservación.

Según Outerbridge, tanto el caracol terrestre mayor como el menor eran susceptibles a depredadores como platelmintos, caracoles carnívoros y pollos rescatados, especies invasoras introducidas en las Bermudas por un hombre en los últimos 50 años (algunos por cierto, otros accidentalmente). Para que las poblaciones vuelvan a prosperar hay que reducir estas amenazas.

Gerardo García (izquierda) saluda al ecologista Mark Outerbridge en su escape a las Bermudas con la jaula de caracoles, en peligro crítico de extinción.  (Crédito: Sandy Thin/CNN)

Gerardo García (izquierda) saluda al ecologista Mark Outerbridge en su lucha en las Bermudas con la jaula de los caracoles, en peligro crítico de extinción.
(Crédito: Sandy Thin/CNN)

En los primeros años del proyecto Bermuda land caracol, Recuerda Outerbridge, sintió presión porque, aunque los caracoles se multiplicaban en los laboratorios del Reino Unido, no había ningún lugar seguro para liberarlos. Por eso, él y su gran equipo han trabajado duro para crear un ambiente acogedor en las diferentes islas donde se está llevando a cabo la reintroducción. Por ejemplo, Trunk Island se ha centrado en la erradicación de especies invasoras como la pimienta de Brasil, una planta de jardín introducida en la década de 1950 que ha superado en número a muchas plantas locales, y una especie replantada de plantas nativas como palmeras y cedros. También han introducido planes de gestión para atacar las infestaciones de pollos.

«Las islas se han convertido en balsas salvavidas para especies amenazadas que no podemos controlar en la isla principal», explica Outerbridge.

Una vez que las islas quisieron servirle, eso fue antes del declive de la especie, el equipo de García las vio bien, por lo que se comprometió a envidiar a los caracoles de vuelta.

Pequeños caracoles, gran impacto

García es, a partir de ahora, un defensor de las especies pequeñas. En el zoológico de Chester trabaja en un grupo de contenedores de transporte ubicados dentro de las instalaciones principales, las ligas de tigres de Sumatra y elefantes asiáticos que atraen a los visitantes. Serán los reptiles, anfibios e invertebrados en peligro de extinción los que se mantienen en contenedores sin tener tanto atractivo, pero se insiste en que no son menos importantes. Estos son algunos de los grupos de especies más entretenidos del planeta, y es aquí donde los científicos estudian la biología, el comportamiento y los hábitos de crecimiento en un entorno controlado, con el objetivo de reintroducir todas las especies nuevas en la naturaleza.

Si se trata de una pequeña especie que, según los expertos, tiene un papel importante en el ecosistema.  (Crédito: Zoológico de Chester)

Si se trata de una pequeña especie que, según los expertos, tiene un papel importante en el ecosistema. (Crédito: Zoológico de Chester)

Cuando la gente le pregunta a García por qué necesita ayudar a criaturas tan pequeñas como los caracoles de las Bermudas, su respuesta es: «¿Por qué nos preocupamos por qué tipo de especies tenemos en el planeta?».

«Cada una, animalis y plantas, tiene un papel que desempeñar», dice. «Los caracoles tienen muchas funciones; una de ellas es degradar materialis. Eso forma parte del ecosistema, y ​​​​esa pieza (entonces) se elimina el sistema no funciona».

Espero que el trabajo que estás haciendo ayude a involucrar a tu audiencia y envíe un fuerte mensaje de optimismo.

“Realmente podemos recuperar una especie que está al borde de la extinción”, dice.

Related Post