septiembre 28, 2023

(CNN) — Un zoológico del este de China desmintió las insinuaciones de que algunos de sus osos son personas disfrazadas, después de que se hicieran virales unos videos de un oso solar malayo que se levantaba sobre sus patas traseras y parecía increíblemente humano, alimentando rumores y teorías conspirativas en las redes sociales chinas.

En un comunicado escrito desde la perspectiva de una osa llamada «Ángela», los responsables del zoológico de Hangzhou afirmaron que la gente «no entendía» a esta especie.

«Soy Ángela, una osa de sol. Ayer, después del trabajo, recibí una llamada del director del zoológico preguntándome si estaba siendo perezosa y me había saltado el trabajo hoy para encontrar a un humano que ocupara mi lugar», decía el comunicado.

«Permítanme reiterar de nuevo a todo el mundo que soy un oso solar, no un oso negro, ni un perro: ¡un oso solar!».

En videos compartidos en el popular sitio chino de microblogging Weibo, se veía a un oso solar erguido sobre una roca y mirando desde su recinto.

Zoológico de Corea del Sur celebra el nacimiento de las primeras pandas gemelas

Muchos usuarios de Weibo se fijaron en la postura erguida del animal, así como en los pliegues de pelo suelto de su trasero, que le daban un aspecto extraño y alimentaban las especulaciones de que podría tratarse de un impostor humano.

Puede parecer una táctica inverosímil. Pero los zoológicos chinos ya se han burlado de la opinión pública en el pasado por intentar hacer pasar a mascotas como perros por animales salvajes.

En 2013, un zoológico de la provincia central de Henan enfureció a los visitantes al intentar hacer pasar a un perro mastín tibetano por un león. Los visitantes que se habían acercado al recinto expresaron su sorpresa cuando oyeron ladrar al «león».

Los visitantes de otro zoológico chino, en la provincia de Sichuan, se escandalizaron al descubrir a un golden retriever sentado en una jaula etiquetada como recinto de leones africanos.

Los osos más pequeños del mundo, amenazados

Originarios de los bosques tropicales del sudeste asiático, los osos solares son la especie de oso más pequeña del mundo. Los osos adultos alcanzan una altura de hasta 70 centímetros y pesan entre 25 y 65 kilogramos, según los expertos.

No hibernan y se caracterizan por tener manchas de pelaje de color ámbar en forma de media luna en el pecho y una larga lengua que les ayuda a extraer la miel de las colmenas, lo que les ha valido el nombre de «beruang madu» (oso de la miel) en Malasia e Indonesia.

Su número en estado salvaje está amenazado por los cazadores furtivos y la deforestación, y ha disminuido un 35% en las últimas tres décadas, según grupos conservacionistas como el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y el Centro de Conservación del Oso Solar de Borneo (BSCC) en Sabah (Malasia).

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) clasifica a los osos sol como vulnerables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *