Sáb. Abr 13th, 2024

ANÁLISIS | China está borrando la mención de su exministro de Relaciones Exteriores, Qin Gang. Pero todavía no ha dicho por qué

Luis Duval Por Luis Duval Jul 26, 2023

(CNN) — Hace cinco semanas, el mundo vio cómo el ministro de Relaciones Exteriores de China, Qin Gang, se reunía con el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, en Beijing para mantener conversaciones de alto nivel entre las dos potencias.

Pero cualquiera que busque una referencia a ese importante evento en el sitio web del Ministerio de Relaciones Exteriores de China se sentirá decepcionado, ya que esa reunión, y todas las actividades de Qin como ministro de Relaciones Exteriores, se borraron del registro luego de una reorganización vertiginosa del liderazgo este martes que vio a Qin ser reemplazado abruptamente por su predecesor Wang Yi.

La sorpresiva destitución, aprobada por un órgano superior dentro de la legislatura de sello de goma de China, había seguido semanas de preguntas y especulaciones sobre el destino de Qin después de que desapareció de la vista del público a fines de junio, sin una explicación clara.

El último giro en la saga, el borrado completo del mandato rápido de seis meses de Qin como ministro de Relaciones Exteriores y su reemplazo por Wang, quien ocupó ese cargo durante aproximadamente una década antes de una promoción a fines del año pasado, solo sirve para profundizar el misterio.

Se desconoce el paradero de Qin, el motivo de su expulsión y su destino final como miembro del Partido Comunista de China.

Las preguntas sin respuesta sobre la toma de decisiones oficial son habituales en China, donde el sistema político es notoriamente opaco y se ha vuelto aún más opaco bajo el liderazgo chino Xi Jinping.

Destituyen al ministro de Relaciones Exteriores de China, Qin Gang, en una sorprendente sacudida de la cúpula de la política exterior de Xi Jinping

Qin Gang, exministro de Exteriores de China, fue reemplazado tras semanas sin aparecer en público, ahondando el misterio de su destino final como miembro del Partido Comunista de China.

Altos funcionarios chinos han desaparecido de la vista del público en el pasado solo para aparecer meses después en anuncios de que han estado bajo investigación disciplinaria secreta.

Pero las circunstancias que se han desarrollado en las últimas semanas en torno a Qin, ampliamente visto como un colaborador de confianza de Xi y uno de los funcionarios más reconocidos de China como el rostro de su política exterior y exembajador en Estados Unidos, han puesto esas características del sistema político de China en el centro de atención mundial.

“La falta de transparencia ya es un problema bien conocido por la burocracia china. Y las decisiones están bien hasta que no lo están. Y cuando no lo son, generalmente crea problemas mucho mayores para el sistema”, dijo Yun Sun, director del Programa de China en el grupo de expertos Stimson Center con sede en Washington.

“El rápido reemplazo no se refleja bien en Xi con seguridad. Como mínimo, la gente se preguntará qué salió mal e hizo necesario el reemplazo. Pero también sugiere que la causa debe ser grave para que (Qin) haya sido removido”, agregó.

Mientras tanto, el momento exacto en que se produjo el episodio –con China haciendo campaña para presentar su liderazgo como una alternativa atractiva al de Occidente– solo aumenta la óptica potencialmente dañina.

“La destitución de Qin reforzará las percepciones en el extranjero de que el Partido Comunista es un socio diplomático opaco y poco confiable… (y) no favorece los esfuerzos internacionales de Beijing para presentar su sistema de gobierno como digno de elogio y emulación”, dijo Neil Thomas, miembro de Política China en el Centro de Análisis de China del Instituto de Política de la Sociedad de Asia.

El ministro de Relaciones Exteriores de Xi Jinping desapareció de la vista del público. Su prolongada ausencia genera intensas especulaciones Lo que esto significa para China y Xi

El nombramiento de Qin para el cargo de ministro de Relaciones Exteriores el año pasado por encima de candidatos más experimentados fue visto como una señal de la profunda confianza que Xi le otorgó, quien juntó el liderazgo de China con sus aliados cercanos mientras consolidaba el poder el año pasado al asumir un tercer mandato como líder que rompe las normas.

“Se cree ampliamente que Xi tiene un círculo interno muy pequeño de personas a las que consulta y, además, tiene demasiada confianza y toma decisiones basadas en sus propios instintos”, dijo Bonnie Glaser, directora gerente del programa Indo-Pacífico del German Marshall Fund.

“Qin es su protegido y, por lo tanto, esto necesariamente se reflejará negativamente en Xi. Sin embargo, eso no significa que este episodio supondrá un desafío a su poder”, dijo.

A medida que la noticia de los cambios de liderazgo fue anunciada por los medios estatales chinos este martes por la noche, el vasto aparato de China para controlar la discusión pública sobre eventos políticos y sociales se puso en marcha.

Los hashtags de las redes sociales relacionados con la eliminación de Qin fueron censurados en la popular aplicación de redes sociales china Weibo, incluido al menos uno que tenía como objetivo evadir a los censores al discutir la decisión bajo un hashtag sobre un programa de televisión ambientado en la época de la antigua dinastía Qin de China.

Mientras tanto, los hashtags sobre el nombramiento de Wang permanecieron activos en la plataforma este miércoles por la mañana, pero solo mostraban publicaciones de cuentas verificadas, en su mayoría medios estatales o agencias gubernamentales, sin ningún comentario visible generado por los usuarios.

“Es probable que los medios de comunicación oficiales propaguen la idea de que la alta dirección hace bien en destituir a un alto funcionario en el que se había confiado y que, en adelante, cometió errores”, dijo Li Mingjiang, profesor asociado de relaciones internacionales en la Universidad Tecnológica de Nanyang de Singapur.

Dependiendo de la información adicional que surja sobre las circunstancias de Qin, los medios chinos “siempre pueden girar para decir que este es un ejemplo de la determinación del Partido de tomar medidas disciplinarias estrictas cada vez que se descubre que un alto funcionario está haciendo algo mal”, agregó.

No está claro cuándo, o si, se dará a conocer más información sobre los motivos de la destitución de Qin, y ese vacío en la información se ha llenado con rumores y especulaciones desenfrenados.

Cuando se le preguntó a principios de este mes por qué Qin se había perdido una reunión diplomática, un portavoz del ministerio citó “razones de salud”.

Durante una sesión informativa regular del ministerio este miércoles, un portavoz se negó a proporcionar información sobre por qué se reemplazó a Qin y dijo que el sitio web del Ministerio se “actualizó de acuerdo con las regulaciones pertinentes”, cuando se le preguntó por qué se eliminaron los registros del tiempo de Qin como ministro de Relaciones Exteriores.

Por ahora, Qin parece haber conservado su puesto administrativo de alto nivel en el ámbito nacional como Consejero de Estado.

Pero los observadores de la élite política china dicen que el silencio sobre por qué fue reemplazado y su borrado del sitio web del ministerio apuntan a razones políticas, que podrían quedar claras en los próximos meses si hay un anuncio oficial de una investigación en su contra.

“Beijing se reserva la flexibilidad de decidir sobre sus historias más adelante. No creo que se haga un anuncio sobre lo que sucedió en el corto plazo. Beijing esperará hasta que la gente casi lo olvide para evitar más atención”, dijo Sun en Washington.

ANÁLISIS | China y EE.UU. finalmente están dialogando de nuevo, pero ¿realmente pueden trabajar juntos? «Manos seguras»

La reorganización del Ministerio de Relaciones Exteriores se produce en un momento particularmente delicado en las relaciones internacionales de China. Beijing está tratando de estabilizar las relaciones conflictivas con Estados Unidos y atraer a una Europa que ha sospechado cada vez más de los estrechos vínculos de China con Rusia mientras libra la guerra contra Ucrania.

Y si bien la misteriosa desaparición y expulsión de Qin hace que la óptica internacional sea incómoda, también vuelve a poner la política exterior de China en manos de un veterano experimentado que desempeñó el cargo de 2013 a 2022.

Cuando se le preguntó acerca de Qin y Wang en una conferencia de prensa este martes, el diplomático estadounidense Blinken dijo que Estados Unidos se comprometería con “cualquiera que sea la contraparte china relevante” para gestionar la relación entre Estados Unidos y China.

“También conozco a Wang Yi desde hace más de una década. Me he reunido con él repetidamente en mi cargo actual como secretario de Estado e incluso recientemente en Yakarta y anticipo poder trabajar bien con él como lo hemos hecho en el pasado”, dijo Blinken, y señaló que “le deseaba lo mejor a Qin”.

En los últimos años, Wang ha sido conocido por su postura combativa de “guerrero lobo”, pero también ha sido visto como un operador fluido, enviado regularmente para abordar los problemas diplomáticos más espinosos de China y reunirse con aliados cercanos, incluido un viaje en febrero a Moscú para reunirse con el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Xi lo mantuvo a pesar de haber alcanzado la edad estándar de jubilación durante una reorganización de liderazgo de cinco años en octubre pasado, fue ascendido a fines del año pasado al cargo de principal diplomático de China, supervisando el brazo de asuntos exteriores del gobernante Partido Comunista (un organismo separado y distinto del del Ministerio de Relaciones Exteriores del gobierno).

Parece que ahora ocupará ese puesto y el anterior, un acuerdo que Thomas, de Asia Society, sugiere que podría ser temporal y, al mismo tiempo, permitiría a Wang navegar un período de meses en el que Xi podría visitar EE.UU. en noviembre para una cumbre económica.

Su nombramiento, sin embargo, pasa por alto un amplio banco de candidatos potenciales, según Victor Shih, director del Centro de China del Siglo XXI de la Universidad de California en San Diego, lo que “sugiere que el liderazgo superior no está seguro de un buen reemplazo y optó por una opción segura y un par de manos firmes”.

«Este deseo podría darnos una pista de lo que le sucedió exactamente a Qin Gang», dijo.

 

— La oficina de CNN en Beijing contribuyó a este informe.

Related Post